Also published on Medium.

Una historia de larga data

La primera ceremonia de entrega del Premio Oscar se celebró en 1929, dos años después de creada la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos, pero no fue hasta dieciocho años más tarde que se empezó a otorgar un premio honorífico a las películas de lengua extranjera –eso sí, que hubieran sido estrenados en territorio norteamericano-.  Dentro de la categoría de los premios de la Academia, los honoríficos se entregan de manera excepcional, así que entre 1947 y 1955 fue entregado el Oscar a algunos países, pero no de manera consecutiva.

Finalmente, en 1956 se crea un Oscar al mérito -categoría formal de todos los demás- para que compitan aquellos filmes hablados en idiomas distintos al inglés, a partir de ese año se entregaron de forma anual. Entre las curiosidades que rodean al premio se encuentra el huracán de la dinámica geopolítica, que parece haber tenido una pausa en el mundo del cine porque en medio de la Guerra Fría se le otorgó el Oscar tres veces a La Unión Soviética, una de las cuales corresponde a la versión del libro de Tolstoi Guerra y Paz (1966), una película épica de más de 100 millones de dólares y con una duración de siete horas. Si, a diferencia de las otras categorías, este Oscar se entrega al país y lo recibe en su representación el director del filme. Entre las figuras que han recibido la estatuilla se encuentran Federico Fellini, Vittorio De Sica, Akira Kurosawa, Ingmar Bergman, Costas-Gavras y Pedro Almodóvar.

A pesar de que el tema da como para quedarnos revisando los detalles de esta categoría, en esta entrada queremos hablar de la participación latinoamericana en este evento que moviliza la atención de todos los cinéfilos del mundo, desde los más entusiastas hasta los más escépticos respecto a la industria. En 1962 participan por primera vez dos países latinoamericanos en la competición, Brasil irá representado por O Pagador de Promessas dirigida por Anselmo duarte y México con Tlayucan de Luis Alcoriza. Durante las dos décadas siguientes la participación no será constante: en 1974 compite por Argentina La Tregua –basada en la novela de Mario Benedetti- de Sergio Renán; en 1984 otra argentina entra al ruedo, Camila, de María Luisa Bemberg; finalmente el año siguiente, en 1985, Argentina se alza con la estatuilla, la primera para nuestra región, con La Historia Oficial de Luis Puenzo.

En 1994 Cuba participa con la apreciada pieza de Tomás Gutierrez Alea y Juan Carlos Tabío Fresa y Chocolate.  A partir de este año América Latina participará casi todos los años, algunas veces hasta con dos países. Entre las participantes se encuentran: El hijo de la novia 2001 (Argentina), El crimen del Padre Amaro 2002 (México), El Laberinto del Fauno 2006 (México), Biutiful 2010 (México), La teta asustada 2009 (Perú), No 2012 (Chile), Relatos Salvajes 2014 (Argentina) y El abrazo de la serpiente 2015 (Colombia). Hemos omitido deliberadamente una película, porque merece atención destacada, El secreto de sus ojos, dirigida por Juan José Campanella, es la segunda película latinoamericana ganadora del Oscar a la mejor película extranjera, en 2009 compitió, entre otras, con la película dirigida por la peruana Claudia Llosa. Sí, los argentinos han ganado dos veces, no se lo recuerden mucho. Aunque antes de eso Diarios de motocicleta, la película protagonizada por Gael García Bernal ganó una estatuilla en otra categoría, la canción de Jorge Drexler Al otro lado del río se llevó el Oscar a la Mejor Canción Original. No podemos olvidar por supuesto el triunfo en 2016 muy emotivo y significativo de los chilenos Gabriel Osorio y Patricio Escala con el cortometraje Historia de un oso.

 

  • Las ganadoras

 

La historia oficial de Luis Puenzo recibió el premio en 1986. La película penetra en las entrañas de la dictadura argentina a través de una pareja, Alicia, una profesora y su esposo Roberto, un empresario. Protagonizada por Norma Aleandro y Héctor Alterio, sumó más de un millón y medio de espectadores tras su estreno y posterior reestreno luego de ganar el Oscar.  

El secreto de sus ojos es una película que tenemos más fresca, no paramos de verla cuando la pasan en la televisión y fue una sensación mundial tanto antes como después de ganar el Oscar. Dirigida por Juan José Campanella se adentra también en los entretelones de la historia argentina durante la dictadura. En 2015 se estrenó un remake estadounidense de poco éxito, pese a estar protagonizado por Nicole Kidman y Julia Roberts

Historia de un oso no recibió el Oscar a mejor película, sino la estatuilla por Mejor cortometraje, pero eso no le resta importancia. Tal vez no sea casual que comparta temática con las dos películas reseñadas anteriormente, a través de una historia animada sus creadores muestran los dolores de la dictadura militar en chile.

 

  • La nominada en los Oscar 2018.

 

El director Sebastián Lelio es la cabeza tras Una mujer fantástica, la película chilena que ha logrado llegar a la nominación en la categoría de mejor película extranjera, dejando atrás a otras 12 producciones del continente, entre las cuales se encontraba la venezolana El Inca. El filme de Lelio narra la historia de Marina, una mujer transexual que debe afrontar el fallecimiento de su pareja y el rechazo de la familia de éste, quienes despliegan contra ella todos sus prejuicios y agresiones contenidos.

Una mujer fantástica viene de recibir el Oso de Plata al mejor guión original y  el premio al mejor largometraje, además triunfó en los Premios Fenix de cine Iberoamericano, en el Festival de Cine de Lima, y se llevó el galardón a Mejor película iberoamericana en los Premios Goya.

 

  • Rompiendo records y arrasando con los premios.

 

Hemos visto a vuelo de pájaro la participación latinoamericana en los Premios de la Academia, sin embargo no hemos terminado aún, porque esa no es la única vía por la que nos hacemos presente en este evento. Varios latinoamericanos se han construido un nombre individual en la industria, sin por ello dejar de reivindicar su gentilicio, algunos de ellos marcando records importantes recientemente. Conozcamos estas personalidades que llevan lo latinoamericano más allá de nuestras las fronteras.

En 1950 inician los triunfos individuales de latinoamericanos en los Oscar, el primer latino ganador del premio reservado a mejor actor es José Ferrer, por su papel en Cyrano de Bergerac.

Un año antes de eso, en 1949, el mexicano Emile Kuri recibió el premio por su labor como director de arte en The Heiress.  Es el mexicano con más nominaciones al Oscar, con 8 en su haber.

Si alguien supo crearse un lugar en Hollywood fue el actor Anthony Quinn, con una cantidad de películas extraordinaria en su lista, recibió el premio de Mejor actor de reparto en 1952 por su actuación en Viva Zapata y volvió a ganarlo cuatro años después por Lust for life

En esa misma categoría se llevará el premio Benicio del Toro en el 2000 por su participación en Traffic

La primera mujer latinoamericana en recibir un premio Oscar fue Rita Moreno, en 1961 ganó la estatuilla como actriz de reparto en la película West Side Story.

El argentino Luis Bacalov recibió el premio a Mejor Banda Sonora en 1996 nada más y nada menos que por Il Postino.

Unos cuantos años más tarde Gustavo Santaolalla recibirá dos veces consecutivas el premio en la misma categoría, por Brokeback mountain y Babel, respectivamente.

El director de fotografía chileno Claudio Miranda, con una larga trayectoria en Hollywood, recibió la estatuilla en su categoría por Life of Pi.

Guillermo Navarro obtuvo el Oscar a Mejor fotografía por su labor en El laberinto del fauno en 2006.

Por esa misma película recibió el premio a Mejor dirección de arte el mexicano Eugenio Caballero, quien lo compartió con la española Pilar Revuelta.

Imposible ignorar al triple ganador de manera consecutiva, un record de la Academia en manos de un latinoamericano, el chivo Emmanuel Lubezki, que ha ganado el Oscar a Mejor fotografía en 20142015 y 2016.  

Alfonso Cuarón, director mexicano, recibió el premio al Mejor director en 2014 por Gravity.

Por último, Alejandro González Iñárritu, al igual que su compatriota Lubezki, ha levantado tres veces la estatuilla por Babel (2006), Birdman (2015) y The Revenant (2016).    

 

  • La apuesta grande

 

The shape of water, del director mexicano Guillermo del Toro, está nominada a 13 categorías incluyendo mejor director y mejor película,  además es una de las que más suena para llevarse el principal galardón. Ya el filme ha conquistado varios premios, especialmente uno de los que da más luces sobre los resultados del Oscar, el Globo de Oro al mejor director. Anteriormente, del Toro participó en la premiación con El laberinto del fauno, que hemos mencionado acá porque permitió ganar dos estatuillas a latinoamericanos.  


Also published on Medium.

0 69