Also published on Medium.

Estamos acostumbrados a las películas que recogen una historia, detrás de la cual suele estar un director y un guionista. En ocasiones varios directores o varios guionistas participan en la realización de la película, pero se mantiene una misma historia. Sin embargo, más de una vez nos hemos encontrado con películas en las que no solo participan un número variado de cineastas, sino que a cada uno se le asigna la tarea de escribir y dirigir una parte del filme.

Hoy queremos hablar de este tipo de películas. Hemos pensado denominarlas cine caleidoscopio, porque en la medida en que avanza se presentan ante nosotros distintas perspectivas, puntos de vista y narraciones, tal como sucede cuando usamos esos aparatos maravillosos, que tanto nos impresionaron durante la niñez. Sin embargo, este tipo de cine se conoce también con el término de “películas antológicas” o “filme-ómnibus”, en ambos casos se trata de una traducción de los términos en inglés. Las películas de antología son un género cinematográfico usado para referirse a los filmes en los que se desarrollan varias historias independientes entre sí, aunque puedan tener puntos en común, un tema que convoca o una idea que se muestra desde las distintas perspectivas.

El “ómnibus film” ha sido objeto de investigaciones y reflexiones durante un tiempo, el término hace referencia a un autobús que transporta a personas distintas, la película haría el papel del transporte en el que se trasladan estas historias que son presentadas a través de cortos.

En el blog cine3 comentan que hay al menos tres formas en las que se relacionan las historias en las películas antológicas:

  • Forma uno: La historia tiene un tronco común que enlaza cada una de las que se presentan,
  • Forma dos: Las historias están entrelazadas, comparten explícitamente algún momento, desde un personaje que pasa hasta la confluencia final de todas las tramas en un punto
  • Forma tres: Las historias independientes no cuentan con ninguno de los recursos anteriores, no hay continuidad ni elementos que enlacen unas con otras, pero si puede haber un tema que convoca, como una ciudad por ejemplo.

 

Veamos algunas películas para que al final ustedes decidan cuál nombre queda mejor, filme-ómnibus, películas antológicas o cine caleidoscopio.

Una marca italiana

Los siete pecados capitales (1962)

Es una fantástica película europea, en la que confluyen nombres como Jean-Luc Godard, Eugéne Ionesco, Eduard Molinaro, Phillipe de Broca y Jacques Demy, entre otros. Cada director eligió un pecado y realizó una historia para presentarlo. Se seleccionaron locaciones en Italia y Francia.

Boccaccio 70 (1962)

Vittorio De Sica vuelve a realizar una película junto a una coral de cineastas. Esta vez Giovanni Boccaccio recibe un homenaje a través del séptimo arte. Cuatro historias intentan tocar temas evocando el estilo de Boccacio. La primera es dirigida por Mario Monicelli, quien adapta una novela corta de Italo Calvino. La segunda es dirigida por Federico Fellini mientras que Luchino Visconti y Vittorio De Sica realizan la tercera y la cuarta respectivamente.

12 directores para 12 ciudades (1989)

Sin duda, las películas antológicas son un género presente con mucha fuerza en el cine italiano. En 1989, con motivo de la celebración en Italia de la copa mundial de fútbol, se realizó una película en la que fueron convocados los directores italianos más importantes del momento. Desde Michelangelo Antonioni, Franco Zeffirelli, Bertolucci hasta Francesco Rosi, cada uno eligió una ciudad.

 

Más homenajes a la ciudad

París visto por… (1965)

Cómo no pensar en París al considerar dedicarle una película a una ciudad. En 1965 fueron convocados seis directores para mostrar su mirada sobre la Ciudad Luz. Érich Rohmer, Claude Chabrol, Jean-Luc Godard, Jean Douchet, Jean-Daniel Pollet y Jean Rouch presentan las calles de parís, los barrios y Montparnasse a través de situaciones unas veces hilarantes y otras trágicas.

New York, I Love You (2009)

El productor Emmanuel Benbihy reúne a un reparto de actores muy conocidos, junto a importantes directores y guionistas para presentar distintas visiones sobre Nueva York. Brett Ratner, Jiang Web, Mira Nair, Shunji Iwai, Shekhar Kapur y Natalie Portman entre otros, asumen la dirección de cada corto de los once que se recogen en la película.

París, je t’aime (2006).

Antes de dedicarse a Nueva York, el productor Benbihy puso su mirada sobre París y convocó a un grupo de cineastas de Europa y el mundo, para realizar un homenaje a la capital francesa. Los hermanos Coen, Isabel Coixet, Gus Van Sant, Gérard Depardieu, Alfonso Cuarón y Oliver Assayas fueron algunos de los directores que participaron en esta película. Finalmente se recogieron 18 relatos que presentaron cada uno un distrito distinto de la ciudad.

7 días en La Habana (2012).

Una semana en la capital cubana queda retratada a través de siete historias contadas por siete directores. El guión de esta película fue realizado por el reconocido novelista Leonardo Padura, mientras que los directores fueron Benicio del Toro, Pablo Trapero, Julio Medem, Elia Suleiman, Gaspar Noé, Juan Carlos Tabío y Laurent Cantet. El vínculo común entre las historias se irá tejiendo en la medida en que los personajes recorren los mismos lugares emblemáticos de la ciudad.

 

Un proyecto ambicioso

Chacun son cinéma (2007)

Motivado por el 60 aniversario del Festival de Cannes, se realizó el llamado a 36 directores del mundo para que presentaran un cortometraje cada uno con una duración de tres minutos. Se trata de un homenaje al cine realizado por cineastas de todo el mundo, desde Takeshi Kitano, Alejandro González Iñárritu, David Cronenberg, Román Polanski, Ken Loach y David Lich, hasta Lars Von Trier y Zhang Yimou.

También en la política

Argentina, mayo de 1969: Los caminos de la liberación (1969)

En mayo de 1969 se levantaron los estudiantes argentinos en la protesta conocida como El Cordobazo. Producto de esos sucesos se reunieron un grupo de jóvenes directores quienes se propusieron llevar a cabo una película militante. El grupo se denominó Grupo de Realizadores de Mayo, quienes no pusieron un límite específico para los temas. Si bien la idea central era reflejar lo sucedido en Córdoba, se dio una libertad absoluta a cada realizador. Rodolfo Kuhn, Humberto Ríos, Eliseo Subiela, Nemesio Juárez, Pablo Szir, Pino Solanas, Jorge Martín, Octavio Getino, Jorge Cedrón y Enríque Juárez, realizaron este proyecto bajo la forma de nueve capítulos, un prólogo y un epílogo. Una de las cosas más interesantes de esta película es la diversidad de posiciones políticas entre sus directores, todos críticos del gobierno, pero con posiciones ideológicas distintas. Sin duda se trata de uno de los testimonios de cine militante colectivo, más importante del continente latinoamericano.

Hay motivo (2004)

Luego de los atentados de Madrid y la insistencia del gobierno español en continuar la guerra, un grupo de cineastas se encuentra para articular una denuncia. La película reúne 32 cortos dirigidos por la misma cantidad de cineastas, entre ellos Diego Galán, Joaquín Oristrell, Pere Portabella, Sigfrid Monleón, Víctor Manuel y otros. Varios actores y actrices muy influyentes participaron en el filme. Pedro Almodóvar no pudo participar pero apoyó la acción. Temas como el paro, la guerra de Irak, la vivienda, la inmigración y la manipulación de los medios aparecen retratados en esta obra.

Nuestro proyecto.

Vernos juntos es un proyecto que llama a reivindicar la identidad venezolana a través de historias que reflejen lo que cotidianamente cada uno de los habitantes de este país enfrenta, desde una mirada que aspira a contar el temple con el que se superan las adversidades. Se trata de una mirada sobre nuestra sociedad desde distintas perspectivas, que serán recogidas en los 15 guiones seleccionados en concurso abierto. No hay un punto de vista único sobre ningún país, y como en los casos mencionados más arriba, qué mejor oportunidad para acercarse desde distintas visiones que llamándolas a participar. La diversidad se dará cita en esta película donde se expondrán historias de todo el territorio nacional.

*

Una película también puede invitarnos a jugar, como hacemos con un caleidoscopio y darle vueltas para encontrar imágenes fantásticas. Historias narradas desde distintos puntos de vista, con múltiples formas pero con hilos que van tejiendo lo común. En tiempos donde es importante reivindicar la diversidad, la comunicación encuentra en el cine un buen espacio para hacerlo.

 


Also published on Medium.

0 19