Also published on Medium.

Lugares de película

 

Desde sus orígenes, el cine ha creado realidades extraordinarias utilizando distintas herramientas que han hecho posible la aparición en pantalla de territorios fantásticos. Con el fin de lograr esa tarea surge la labor escenográfica, que construye y adecúa los espacios para que se desarrolle la historia. Los escenógrafos han creado ciudades completas con el apoyo de un ejército de trabajadores, quienes junto a artistas producen eso que vemos en la pantalla y que logra maravillarnos.

 

La importancia de la locación

¿Qué vemos en una película? Observamos las actuaciones, los diálogos, las acciones en general. Pero todos los acontecimientos suceden en un lugar, que debe ser el adecuado para lograr la credibilidad de las acciones, proporcionando el ambiente necesario para los actores. La escogencia de la locación precisa es fundamental en un filme, ya que termina convirtiéndose en el telón de fondo para que transcurra toda la historia.

 

Aunque la locación no solo proporciona un contexto, para muchos analistas es también un personaje más, que determina todo el desarrollo de la trama y da personalidad a la película. Sin las locaciones adecuadas Ciudadano Kane no sería lo que es, ni El Señor de los Anillos o La Guerra de las Galaxias. Una película como Los Sobrevivientes del director cubano Tomás Gutiérrez Alea, depende completamente de que la locación sea precisa. La gente de Now You See, que tiene un canal en Youtube, desarrolló un video explicativo titulado Settings are Characters, Too, donde muestran como el espacio puede convertirse en un personaje en sí mismo.

 

Elegir la locación

La locación se elige en la etapa de preproducción. Durante muchos años la tarea no recayó en ninguna persona en específico sino que se repartió la responsabilidad entre el equipo de producción, los directores de arte, el director y el guionista, pero en la misma medida en que las películas salieron cada vez más de los sets, fue necesario establecer más detalles en las funciones específicas de la tarea de localización.

Hoy en día la tarea en general es conocida en inglés como Scouting, que proviene de Scout, explorar en la naturaleza. En francés se conoce como Reperages, que se traduce como marcar, señalar una cuestión y separarlo de lo que lo rodea.

En español, el localizador, acompañado de otros miembros del equipo, se encarga de viajar y visitar distintos lugares. Debe conocer muy bien el guión, lo que se imagina el director y las condiciones de cada actor para de esa manera realizar perfectamente su trabajo.

 

Marketing y turismo de película

Las locaciones no solo tienen una importancia dentro del cine mismo, sino que también pueden favorecer las economías de los países donde se encuentran. Desde hace unos años y cada vez con más fuerza, los lugares donde se han realizado películas se vienen convirtiendo en fuentes para el turismo, movilizando a millones de personas al año. El caso más emblemático es Nueva Zelanda, que luego de la realización de la trilogía de El Señor de los Anillos aumentó el turismo en una cifra extraordinaria, con lo que se descubrió la estrecha relación entre la promoción turística y el cine.

En 2012, 40 millones de turistas escogieron su destino porque vieron una película filmada en ese sitio. Luego del estreno de Frozen, las búsquedas de vuelos a Noruega aumentaron en 153%.

Muchos países han sacado provecho de esta situación. En París hay una ruta turística basada en las locaciones de la película Amelie y existe todo un recorrido especial que cubre escenarios de películas como Midnight in Paris de Woody Allen.

Pero no todo es color de rosa. Disney negoció con el gobierno local de Hawaii para promocionar el turismo a través de la película animada Lilo y Stich, pero el fracaso en ventas supuso un conflicto legal. También abundan los casos en los que las películas difunden visiones distorsionadas sobre algunos países, tal como la absurda imagen de Bogotá que dan en Señor y Señora Smith.

No vayamos muy lejos para ver algunos casos de locaciones emblemáticas y su impacto en el cine.

 

Algunas locaciones en el cine venezolano

El manzano azul es una película familiar dirigida por Olegario Barrera, cuenta la historia de un niño caraqueño de 11 años que se traslada al campo a visitar a su abuelo durante las vacaciones. Ahí, en una pequeña casa, lejos de la tecnología y la vida moderna, vivirá una experiencia extraordinaria. El director de la película escogió la población de Mucuchíes como la locación principal en la que se desarrolla la mayoría del filme. El cielo del Estado Mérida, sus páramos y el paisaje hermoso,  junto a su gente, fueron el escenario perfecto para la historia que Barrera quería contar. Solo al final abandonamos el páramo para ir a las playas de La Sabana. El estreno de la película fue bajo las estrellas de Mucuchíes junto a la gente de ese pueblo, algunos de los cuales participaron en el filme.

En 2013 se estrenó Azú, cuyo tema central es la negritud. Ambientada en el siglo XVIII, la película narra la historia de una esclava y el movimiento libertario que producen los maltratos del dueño de la hacienda hacia ellos. Dirigida por Luis Alberto Lamata, se filmó en la Hacienda El Castaño, que se encuentra entre Curiepe y Birongo, lugar donde durante varios siglos se dieron fugas de esclavos negros. El ambiente selvático de la locación funcionó perfectamente para transmitir credibilidad a la situación en la que se ve envuelta la joven Azú.

Luis Alberto Lamata estrenó ese año otra película, la polémica Bolívar, el hombre de las dificultades. Más allá del lío político en medio del cual terminó y las fuertes críticas que recibió, una de sus mayores virtudes son sus locaciones. El director eligió Cuba como destino para recrear Haití, México y España, lugares en los que transcurre el episodio en la vida del Libertador que trata el filme. El rodaje se llevó a cabo en La Cabaña, El Morro y la ciudad de Trinidad, que conservan buena parte de la arquitectura colonial. Lamata ya había filmado en Cuba cuando realizó Miranda Regresa, además se formó como cineasta en San Antonio de los Baños. Finalmente, las costas de Puerto Cabello también reciben a Bolívar en esta película, que busca llevarnos por varios países de la mano de un venezolano angustiado.

La directora venezolana Fina Torres desarrolló su tema constante en Liz en Septiembre. En esta película aborda la historia de varias mujeres que anualmente acostumbran reunirse en la playa con motivo del cumpleaños de una de ellas. La directora pensaba que las locaciones perfectas eran Los Roques o las playas de Morrocoy, por sus blancas arenas y aguas cristalinas. Las dificultades logísticas para filmar en Los Roques la llevaron a decidir por la segunda opción, que resultó muy bien para la película.

Finalmente, otro ejemplo es el trabajo de Claudia Pinto, que estrenó su ópera prima, La distancia más larga, en 2014. El filme narra la historia de un niño, que luego de una tragedia decide visitar a su abuela que vive en La Gran Sabana. Es curioso que pocas películas hayan elegido este lugar tan importante de Venezuela y el mundo como su locación. En esta película vamos del caos de la capital hasta los paisajes fantásticos de la sabana en una aventura tierna pero difícil.

Sea en el páramo merideño, las playas de Falcón, las selvas húmedas de Miranda o la sabana guayanesa, Venezuela tiene locaciones naturales maravillosas para desarrollar con nuestro cine, ayudando a fortalecer el turismo y la imagen de este país que tiene tanto para dar.

 


Also published on Medium.

0 41