Also published on Medium.

¿Qué es un crítico de cine?

Un crítico es alguien que se dedica a expresar de manera recurrente y escrita sus juicios sobre alguna producción audiovisual, desarrollando sus ideas a través de argumentos que comprenden la forma, el contenido y otros elementos que considere pertinente comentar.

Veamos qué tenemos en la definición enunciada: lo primero es que se trata de un oficio, porque no por escribir cada cierto tiempo nuestras opiniones en una red social, o comentarlas con un amigo, somos críticos, es necesario que sea una labor periódica que produce artículos u otros materiales que se publican en distintos medios; lo segundo es que no es un crítico alguien que sencillamente emite un juicio, sino que debe desarrollar un análisis basado en argumentos que pudieran ser debatidos y no sencillamente en si le gustó o no lo que vio.

Al publicar en un espacio arbitrado, una revista por ejemplo, el crítico es reconocido como alguien que sabe sobre esa materia. Sin embargo eso no es suficiente, lo que caracteriza un oficio es que la persona que lo lleva a cabo demuestra poseer conocimientos sobre lo que está planteando. Eso lo comprobaremos con la calidad de las argumentaciones que dé a la hora de desarrollar su punto.

Pero, ¿por qué surgen los críticos? Sencillamente porque aunque a nadie le gusta que lo critiquen a todos los gusta escuchar las críticas que le hacen a otro. Es la razón tras el éxito de críticos duros, que de manera casi violenta desmontan cada película. Esas críticas suelen ser más exitosas que las positivas. Basta mencionar un personaje como Armond White, cuyas provocaciones llenan los medios estadounidenses, no puede ser de otra manera si llegó a hablar del “vacío emocional” en Up (Quizá necedad innecesaria convertida en crítica).

También hay otras razones fundamentales que motivan al crítico. A todos los que escriben les gusta escribir sobre aquello que disfrutan y si consideran que tienen suficiente manejo del tema como para que su juicio merezca la pena ser leído por otros, pues entonces buscan donde publicar esas ideas para que lleguen a otras personas. Aquí es donde surge la frontera entre el que escribe por afición personal y el que convierte la crítica de cine en su oficio.

¿Cualquiera puede ser crítico de cine?

Los críticos de arte han logrado posicionar su oficio como un eslabón fundamental dentro del circuito artístico, o más honestamente dentro del mercado del arte. Por eso juegan un papel muy importante en la legitimación de la obra, ayudando a la construcción de un discurso que justifica y hasta determina su valor estético. Es un sector en el que la figura del crítico se ha institucionalizado mucho más que en otras, alejándose del oficio y pasando a ser una profesión. La crítica cinematográfica ha logrado mantenerse fuera de ese nivel oficial y al contrario cada día son más los que se atreven a escribir sobre el tema. Gracias a la aparición de las redes y el internet se ha masificado el oficio, pero eso trae nuevos debates sobre la mesa.

El internet ha hecho que se multipliquen, en un número que crece cada día, la cantidad de personas que escriben, o creen escribir, crítica de cine. Esto ha hecho que muchos críticos de cine profesionales se preocupen ante la desaparición del oficio como algo diferenciado, si finalmente cualquiera puede escribir y publicar sobre eso. También pasa que, si muchas personas a la vez lo hacen, para los periódicos es más fácil conseguir alguien joven que lo haga gratis en vez de pagar a un veterano.

Sin embargo, las posiciones son divergentes al respecto. En un panel que se llevó a cabo en Caracas dedicado al tema, algunos comentaban que esa multiplicación de los articulistas no desaparecía la figura del crítico de cine que se dedica a eso profesionalmente. En este momento es importante volver a nuestra definición inicial para recordar que no todo el que escribe sus opiniones sobre una película es un crítico de cine. La aparición de nuevos medios y opiniones no tiene por qué significar un peligro para el crítico, al contrario esa masificación podría ayudar a despertar el interés en los jóvenes. Se trata de una discusión difícil de cerrar ahora, más si también queremos hablar sobre los críticos de cine en el mundo y Venezuela.

Los críticos de allá

Es imposible hablar de crítica cinematográfica sin mencionar al maestro, Roger Ebert (1942 – 2013), quien cuenta con el reconocimiento de haber dedicado más de cincuenta años a la crítica cinematográfica. Recibió el Premio Pulitzer en el año 1975. Su nombre se convirtió en una referencia ineludible a la hora de hablar de cine.

Actualmente muchos se pelean el lugar de Ebert, uno de ellos es Justin Chang,  quien trabaja en Los Angeles Times y se ha ido ganando un sólido espacio en los medios como una voz legítima a la hora de valorar los estrenos.

Entre los críticos, algunos se han ganado su puesto por los duros juicios que emiten sobre las películas. Uno de los más ácidos, es el ya mencionado Armond White, quien valora a Christopher Nolan como un depravado.

Otro implacable, mucho antes de White, era el director y actor francés François Truffaut, quien fue apodado como “El sepulturero”  por su implacable juicio que hacía temblar hasta a los más grandes del cine galo.

 

La crítica con sello nacional

Según indica Edgar Rocca, en Venezuela la historia de la crítica de cine registra su inicio gremial con la aparición del Círculo de Cronistas Cinematográfico de Caracas que nació en 1951, el mismo año que Cahiers du Cinema. Veinte años más tarde, en 1977, se funda la Asociación Venezolana de Críticos de Cinematográficos.  Antes de eso ya se habían fundado columnas como Cine Mudo, así como las revistas Mi Film y Venezuela Cine. En 1967 aparece Cine al Día, que estaba encabezada por Alfredo Roffé y Ambretta Marrosu.

Como todo, esta dinámica estaba determinada por la realidad nacional y así como la Asociación surge en pleno boom del cine venezolano, inmediatamente después entran los años 80, con toda la crisis de los precios del petróleo, el Viernes Negro y el Caracazo. Eso hace que la crítica se concentre en la política y deje un poco atrás la mirada sobre el cine. Hasta que en 1992 la asociación desaparece, en medio de un país convulsionado.

Figuras como Rodolfo Izaguirre, Jacobo Penzo, Juan Nuño y otro, mantuvieron viva la crítica de cine a través de la prensa. En la actualidad se suman múltiples nombres, que desde la polémica y la presencia en las redes sociales han sabido construirse una imagen en torno al cine.

Hoy en día, como todas las expresiones del quehacer intelectual, la crítica de cine no escapa de la polarización. Pero lo que sí es cierto, es que con el surgimiento de las plataformas digitales, múltiples voces se cuelan en la escena sin tener que estar afiliadas a ninguna organización. El circuito del cine venezolano debe tener en los críticos aliados para su fortalecimiento, que sean capaces de señalar lo malo y elogiar lo bueno desde el compromiso con la producción cinematográfica nacional.


Also published on Medium.

0 45