En la primera parte de esta entrada hemos presentado el tema y expuesto los principales directores con un desarrollo cinematográfico que gira en torno al tema histórico. En esta ocasión, continuaremos presentando otras películas del género abordadas desde los temas que las une y que forman parte de los tópicos del cine histórico venezolano tal como se ha desarrollado.

 

Bolívar en el centro del interés y la polémica.

La película Libertador dirigida por Alberto Arvelo con una producción financiada por varios países, sirve de excusa para tratar un tema fundamental en el cine histórico venezolano: la presencia de Simón Bolívar en nuestro imaginario y los distintos esfuerzos por llevarlo a la gran pantalla. Desde las telenovelas, pasando por la producción surrealista de Rísquez en el 79, hasta la película épica de Arvelo, han sido muchos los intentos por narrar la vida de El Libertador. Pero como en todos los ámbitos, se trata de un personaje difícil de tratar, basta considerar la polémica levantada por la cinta de Lamata, que intentó construir un Bolívar humano, pero fue envuelta en la discusión política nacional, que permitió apreciar seriamente el esfuerzo. Lo mismo ha pasado con Diario de Bucaramanga, que protagonizada por Simón Pestana y dirigida por Carlos Fung, retrata los intentos de división que vivió La Gran Colombia con Bolívar a la cabeza de la Presidencia. Aún no se ha realizado una película sobre “el Padre de la Patria” que satisfaga todos los gustos e intereses, aunque también es probable que eso sea imposible.

 

La historia reciente

Si la figura de Bolívar es difícil de trasladar al cine, no lo es menos cuando se trata de la historia reciente. Es común pensar que hace falta tiempo, distancia, para poder hacer historia, acercándonos a los hechos sin los prejuicios y con capacidad para contemplar claramente los procesos. Aunque el cine no es la excepción, no faltan los directores que quieren trasladar a la gran pantalla acontecimientos recientes. Es el caso de la película de Carlos Azpúrua Amaneció de Golpe, que a pocos años del hecho, llevó al cine los sucesos del 4 de febrero de 1992. Con unos años más de distancia, lo mismo ocurre con El Caracazo, dirigida por Chalbaud y con guión de Rodolfo Santana recrea los trágicos saqueos del 27 y 28 de febrero de 1989. A pesar de las diferencias sobre el momento para hacer historia, nada detiene a los realizadores, que continuarán mirando sobre los hechos recientes.

 

En clave documental

No todo es ficción en la gran pantalla. En los últimos años, algunos documentales han querido retratar la historia del siglo XX venezolano, entre ellos se encuentran Pégale Candela (2005) de Alejandra Szeplaki, que relata las luchas estudiantiles en los años 80, Tiempos de Dictadura (2012) escrita y dirigida por Carlos Oteyza, quien también dirige CAP 2 intentos, estrenada a finales del año pasado y que expone las características de los dos gobiernos de Carlos Andrés Pérez.  

 

Fusionar géneros, la clave del éxito en taquilla

Venezzia fue estrenada en el año 2009 y logró colocarse a la cabeza de la taquilla entre los estrenos nacionales. La historia transcurre en el año 1942, cuando Venezuela fue parte del conflicto bélico mundial. Pero la trama no se queda en lo histórico, sino que apela a la construcción de un drama que a ratos da luces de un thriller de espías. Esta parece haber sido la clave del éxito comercial, que convocó casi a 200.000 espectadores y la hizo entrar en la lista de las películas más taquilleras del cine venezolano.

 

De Caupolicán a Caupolicán

En el año 2012, el cineasta Caupolicán Ovalles estrenó su ópera prima Memorias de un soldado. La película es parte de la historia personal de este director, hijo del escritor venezolano Caupolicán Ovalles, quien en 1969 publicó las memorias del soldado Braulio Fernández, lancero del ejército realista que pasó luego a las fuerzas patriotas. Esas memorias habían sido encontradas por el bisabuelo del menor de los Ovalles, quien buscó durante años testimonios de los últimos soldados vivos. La cinta narra la vida de ese soldado que transcurre en el convulsionado período que dio origen a la República.

 

Terror de época

No solo Venezzia mezcla varios géneros junto al cine histórico. En el año 2015 se estrenó El infierno de Gaspar Mendoza, que ambientada en la época posterior a la guerra federal da un toque fantástico a los traumas heredados por el conflicto armado. El primer intento de La Villa del Cine para hacer cine de terror no fue muy exitoso en taquilla, pero si produjo un premio: el protagonista, Alberto Alifa, se alzó como ganador del premio a mejor actor otorgado en el Festival del Cine Venezolano.  

 

La historia sigue

En el año 2016 se estrenaron, además del documental de Oteyza, dos películas que revisan la historia venezolana: Luisa basada en la vida de la heroína venezolana Luisa Cáceres de Arismendi y Misanta que relata la vida de Pedro Pérez Delgado, el guerrillero antigomecista que intentó revivir a los ejércitos llaneros. Ambas dan luces para pensar que aún queda cine histórico por delante en Venezuela

 

Con pocos años, pero muchos títulos, el cine histórico ha sido un fuerte motivo en la cinematografía nacional. Esperamos seguir encontrándonos en las salas de cine con relatos de ese pasado nuestro que aún tiene mucho por decirnos.  

0 40